Seleccionar página

Hoy en día las empresas que nos dedicamos a brindar el servicio de traducción nos encontramos con los clientes que forman parte de la generación milenial, del milenio o milénica123​Partiendo de este punto es que hemos tenido que ser flexibles y aceptar de ellos la documentación que necesitan traducir a través de correo electrónico, WhatsApp Web, Dropbox con el único fin de poder suministrarle una cotización final de nuestros servicios y con la aclaración de que necesitamos los documentos originales para poder ver los detalles del documento y evitar los errores que al final desacreditan a nuestra empresa y les ocasionan pérdida de tiempo al cliente final.

Si bien es cierto las empresas debemos evolucionar para poder seguir siendo competitivos y que el cliente se sienta atendido, también es cierto que hay parámetros que nunca cambiarán y que la traducción es un arte y a pesar de que los niveles de tecnología son altos, también es cierto que el hombre no será sustituido por la máquina.

Solo nos queda dejar plasmado la siguiente reflexión:

La traducción no es algo que se hace en minutos, que requiere revisión, precisión y sobre todo la garantía de que el producto final esta 100% correcto y eso no lo hace un software o una computadora sino un ser humano y requiere tiempo, el cual hay que invertir y considerar. 

× Estamos aquí para ayudarte.